Nagoya

Si buscas barra libre, comida japonesa, nikkei, peruana y un bar Nagoya es.

Nagoya es asombroso, cuando entras verás una gran escultura de vidrio que va de techo a media altura, además tiene varios ambientes: uno privado, un lounge, el sushi bar, el restaurante y la mezzanine, eso sí el lugar es bastante fancy y es una buena opción cuando quieres tener una cita romántica o algún aniversario o también algo casual para comer makis en la barra.

Nagoya queda pasando la Universidad de Lima en la Javier Prado, sí yo sé en lo que estás pensando “muchos carros, nunca llegaré”, pero vale la pena comerse todo el tráfico para conocer este lugar ;).

Tiene como platos principales la comida japonesa y platos peruanos, o sea lo mejor de los 2 mundos. Para empezar nos dieron todos los platos fríos de la carta: los sushis, makis y tiraditos, todas creaciones del chef. Definitivamente los tiraditos son mi favorito además que la fusión japonesa/peruana es, creo yo, la mejor fusión en la gastronomía peruana, el tiradito Niponuzukuri: Láminas de pescado de peña, bañadas en salsa ahumada oriental s/. 38  y el Kaoruzukuri: Láminas de atún, bañadas en deliciosa salsa oriental de ostión. s/.42, estuvieron deliciosos; entre sus makis hay una buena propuesta que no tienen nada que envidiar a los otros sushis bar que conocemos, pero uno que me encantó fue el maki Naruto: Kiuri relleno de trucha, palta, langostinos, salsa cítrica oriental s/.23, lo que me encantó de este maki es que era distinto y súper fresco, a veces comer mucho arroz como que te embota y pepino relleno de atún uff. De la comida japonesa nos fuimos yendo a la comida peruana como el ceviche Nagoya, el ceviche de la casa con un ligero sabor a tamarindo, interesante la verdad, en este punto ya estaba llena y los de Nagoya fueron muy amables en querer seguir alimentándonos y nos invitaron un yakimeshi de maríscos S/48, un solterito de pulpo muy interesante: pulpo anticuchero a la parrilla acompañado de solterito S/40 y chita frita, la chita estaba es-pec-ta-cu-lar 100% recomendado.

Aún así reventando a mi siempre me entra el postre (obvio!) y desde que vi la carta ya sabía lo que quería y era la lucha fresca: Panacota de hierba luisa con macerado de frutos rojos s/.25 que estaba deliciosa, me encanta terminar un gran banquete con un postre fresco, aromático y tenía como estos pedacitos de galletita que le daba textura al postre y además también nos recomendaron que probáramos la torta de chocolate de la casa que estaba hecho con el chocolate AMADOR así que lo probamos!, la calidad del chocolate era espectacular, pero no me gustó mucho la textura y es que a mi me encanta la torta de chocolate mojadita y chorreada, la torta de Nagoya es estructurada y sólida, son gustos y colores.

Ah! y para los amantes de los makis en Nagoya ofrecen barra libre s/.58, no digan que no les avise 🙂

Muchas gracias amigos de Nagoya la pasé súper bien, me encantó el lugar, la arquitectura y por supuesto la comida, definitivamente regresaría.

Síganlos en su facebook y si quieren ver su carta entren aquí

PD: Me olvidaba contarles las bebidas sin alcohol fueron un hit! el Nagoya tea y el Amaidesu son buenaaaaazos.

PD2: Sí lo siento soy un poco desordenada para contar las cosas, hago lo mejor que puedo

PD3: ya, ya me voy 🙂

Leave a comment