¿Qué hacer en Japón?

Viajar a Japon siempre ha sido un sueño para mi, me imagino que para varios de ustedes también, pero en mi caso, yo soy Nikkei, mis acestros vinieron de la tierra del sol naciente. Ser hija de Nisei y crecer en Perú es un contraste constante. Ambas culturas son muy distintas y a pesar que yo soy 100% peruana siempre he sentido curiosidad por saber si mis cálculos no son del todo verdaderos.

Viajar barato significa muchas horas de conexión: lo bueno es que conoces otros lugares, como Altlanta, lo malo: es que te aburres y pierdes días.

 

Cuando llegué a Japón estaba agotada y cochina, ya saben estuve 2 días en Estados unidos haciendo mis conexiones, además estaba súper cansada 12 horas en el avión es agobiante además del cambio de horario. Pero cuando finalmente vi la señal de “Welcome to Japan” sentí alivio y emoción. Había cruzado un océano entero y me encontraba en un nuevo continente, tal cual como lo hicieron mis abuelos, obviamente en distintas circunstancias. Al llegar mi amiga Mayumi me dio la bienvenida junto con Meche y Diana, lo primero que hicimos fue cambiar dinero y recoger en pocket wifi.

En tokyo tienes muchas opciones por hacer, Asakusa es súper turística y es un templo lindo, cuidado hay zancudos que pueden pasar las panties y pican duro. Una de las reglas que aprendí es: No comas cuando estás en zona de templos, es una falta de respeto grave. Obviamente yo no sabía y hubo un par de señoras que me gritaron, bueno de ahí entendí que no se debía hacer eso (pero yo me pregunto, entonces porque venden comida cerca).

El sistema de tren al inicio será complicado pero poco a poco te irás familiarizando, igual siempre habrá gente amable que te podrá ayudar

 

Si quieres ahorrar dinero en comida anda a los combinis como Seven Eleven, la comida no es cara y te salva de muchas

 

Si quieres ir al museo Giblhi tienes que comprar tu ticket con mucho tiempo de anticipación

 

 

Los barrios de Japón:

Si bien en este viaje no fui a “los” lugares de comida, no me puedo quejar, pues en Japón en general se come rico, mi dieta básica era en Seven Eleven comiendo los onigiris (bola de arroz) más ricos de mi vida.

En Tokyo definitivamente tienes que ir a Shinjuku, Harajuku (Omotesando) y Shibuya, estos tres barrios están súper cerca y puedes empezar en el orden como lo he escrito. Shinjuku es un barrio que puedes ir de día o de noche, hay un montón de tiendas, desde ropa, restaurantes, sexshop, etc.

Harajuku: El barrio fashion locasho. En este barrio podrás ver (sobre todo los domingos) a mucha gente viviendo un estilo de vida extravagante. Dentro de Harajuku está Omotesando es como el barrio ficho/hipster donde encontrarás las tiendas más caras y boutiques. En ese barrio me tomé un delicioso café en Lattest.

Shibuya es donde encontrarás el monumento a Hashiko, también está el cruce peatonal famoso que lo puedes ver en vivo en esta pagina

Estos tres barrios los puedes conocer caminando, hay un montón de cosas por ver: restaurantes, tiendas, mercadillos etc.

Asakusa: Este lugar está lleno de turistas y podrás encontrar un montón de souvenirs para llevar, acá podrás comer mochi o un tipo de leche asada de marcha, pero ojo no puede comerlo mientras caminas, es un lugar sagrado, o te lo llevas o lo comes ahí.

En todos lados de Japón verás tiendas ramen, soba, udon, sushi etc. Todos son deliciosos o al menos es la versión original de lo que probamos acá en Lima. El caldo del ramen, la textura del fideo, el sabor del gohan (arroz) es muy distinto y definitivamente delicioso. En varios restaurantes verás un vending machine, la idea es que escojas qué es lo que quieres comer antes de entrar y una vez dentro le entregas el ticket al señor adentro.

Leave a comment